miércoles, 13 de julio de 2011

Enamoramiento por Javier Marías

Cuando conoces a una persona de oídas no sueles tener una curiosidad muy grande por ella hasta que descubres un rasgo que atrae por completo toda la atención que antes no echabas en falta. Esto es lo que me ha ocurrido con el escritor Javier Marías. Mi falta de conocimiento sobre autores contemporáneos me obligó a realizar una pausa con los autores clásicos, no sin cierta reticencia ya que tenía miedo de decepcionarme. En la literatura clásica, casi siempre me gustaba lo que leía; quería buenos libros y ahí estaban.
Se supone que como ‘buen periodista’, uno debe seguir la actualidad todos los días. Lejos de considerarme una experta en temas de actualidad – lo cual justifico en parte por la inmensa cantidad de información que muere casi al mismo tiempo que nace – hice un pequeño esfuerzo.

¿Por dónde empezar? Bueno, eso era sencillo. Bastaba con acudir a esa maraña de actualidad y elegir a un columnista. Había varios candidatos: Javier Cercas, Rosa Montero, Javier Marías, Juan José Millás, Almudena Grandes o Elvira Lindo. Sí, todos escriben en ‘El País’. Ya señalé que hice un pequeño esfuerzo. No me fui muy lejos. Todos ellos me gustaban, pero claro, unos más que otros. Javier Marías ganó. No sé muy bien por qué. Digamos que fue una especie de amor a primera vista.

Acto seguido indagué su biografía y su bibliografía. La verdad es que impresionan tantos premios, los cuales no supe situar geográficamente. Resté importancia a esto porque no eran esenciales. Después vi que había publicado hace pocos meses su última obra, ‘Los Enamoramientos’. Con ansias de conocer más sobre él me compré el libro en un impulso como si se tratase de unas prendas en rebajas y lo empecé a leer con avidez. En cuestión de pocas páginas me asombré de la elegante narración. Su gran intelecto quedaba demostrado siempre en la columna dominical de ‘El País Semanal’. Pero leer su faceta narrativa fue como haber hallado un enorme tesoro. Todos los domingos leía su condensado fragmento por costumbre, pues solía estar de acuerdo en lo que decía y mi capacidad crítica se diluía al poco de empezar, y resulta que el señor es toda una eminencia. No me voy a parar a escribir alabanzas sobre él (ya que por desgracia no le conozco en persona. Ojalá. O bien porque esa visión crítica se me cayó en alguna línea suya. Ya sé que no debería si quiero ser una ‘buena periodista’. Por cierto, un tema que podría desarrollar algún día por aquí) ni a escribir reseñas de su libro (habrá críticos que lo harán con mejor labia que yo). Empiezo a conocer muy emocionada a otro escritor y, cada domingo ,lo encontraré en el mismo sitio, espero, que durante muchos años más.

Por cierto, la foto de portada del libro 'Los enamoramientos' es de lo más íntima.
- Moraleja: me encanta Javier Marías.
- Segunda moraleja: la chispa de la vida se encuentra en el continuo cambio. Desviarse de lo conocido a veces trae recompensas que la seguridad nunca nos proveerá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario