lunes, 7 de marzo de 2011

Primera tutoría del 2º cuatrimestre

Hoy asistí a mi primera tutoría de Sistemas mundiales de la información, una asignatura que, por el momento, no ha entrado en el 'sistema' aún. Con la excusa de ir a entregarle la ficha al profesor, David Álvarez Rivas quería aprovechar esos pocos minutos para mantener una sencilla presentación personal con el alumno. En ningún momento pensé que fuese a ver a un ogro, más que nada, porque no tiene en absoluto aspecto de serlo. En realidad me sorprendí bastante, ya que fue una conversación muy cordial y desenfada. Bueno, no tan desenfadada porque nos tratábamos de 'usted'. Este formalismo es lo de menos. Me gustaría decir que el profesor fue muy amable conmigo y que se ofreció a ayudarme en cualquier asunto que tuviese que ver con la asignatura, o que si necesitaba firmas de profesores para pedir becas o cualquier favor de este tipo, no dudase en acudir a él.

Este inesperado ofrecimiento me ha hecho recordar que no todos los profesores de la universidad son 'malos'. Podría haber dicho 'mediocres', 'pésimos' o 'estúpidos', pero sería como consultar el diccionario de sinónimos. Tras empezar mi quinto y último año de carrera (si Dios quiere, claro) puedo afirmar que en la Universidad Complutense de Madrid (¡Qué rimbombante suena así!) hay muy buenos profesores. Algunos imponen tanto que no eres capaz de mirarles a los ojos porque te sientes muy intimidado, pero después comprendes, eso sí, tras haber sufrido lo suyo, que has aprendido.

Después, si te atreves a subir a ese Olimpo de los profesores y hablas con ellos, resulta que sí que tienen su corazoncito y son muy amables. Algunos tienen un alma transparente, verdaderas estrellas de la universidad. Además, reafirmas tu opinión sobre ellos al final de curso: que son unas personas muy sabias.
Tachar a todos los profesores de la universidad con cualquier término peyorativo son una ofensa para aquellos que hacen bien su trabajo y que consiguen, después de todos los insultos, críticas y vituperios imaginables, cumplir con indudable éxito su cometido: enseñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario